Identidad

El Consejo Evangélico de Madrid (CEM) está integrado por iglesias y entidades evangélicas o protestantes ubicadas en la Comunidad Autónoma de Madrid. Se trata de una organización de tipo federativo creada para representar, desde el punto de vista legal, a las iglesias y entidades miembro y gestionar programas de interés cultural, social y fraternal que contribuyan tanto a difundir los valores cristianos como a reforzar el testimonio de las iglesias y la proclamación del Evangelio.

El CEM es la entidad asociativa que hace visible a las iglesias como grupo corporativo, en una sociedad que desconoce el pasado y el presente de del pueblo protestante en Madrid. Representa ante las autoridades a las más de 400 iglesias locales y 100 asociaciones ubicadas en la Comunidad de Madrid. Está integrado a su vez en la Federación de Entidades Religiosas de España (FEREDE.)

Desde esta plataforma, ha logrado un Acuerdo Marco con la Comunidad de Madrid, así como Acuerdos Sectoriales con la Consejería de Educación para el fomento de la cultura protestante y con la Dirección General de Patrimonio para la restauración y conservación de los edificios de iglesias evangélicas catalogados de interés histórico y la puesta en marcha de un gran proyecto cultural como es la Biblioteca Protestante Digital. Desde su inicio el CEM ha representado a iglesias locales ante los Ayuntamientos respectivos y otras entidades públicas, gestionando permisos, solicitudes para actividades locales, cesión de terrenos para templos, etc.

El CEMes, por lo tanto, una plataforma del protestantismo en la Comunidad de Madrid, que potencia el conocimiento mutuo de los fieles de las diferentes denominaciones, contribuyendo a ahondar en la común fe, en la historia y en el testimonio cristiano. Una plataforma que proyecta hacia el exterior una imagen desvinculada del concepto de secta que, con frecuencia, ha venido percibiendo la sociedad.

No todas las iglesias evangélicas de Madrid están formalmente integradas en el CEM, por lo que animamos a las que aún no lo han hecho, a que se adscriban a este organismo, fortaleciendo así la imagen corporativa del pueblo protestante y beneficiándose ellas mismas de las ventajas que supone formar parte de una entidad de estas características, sin perder por ello su propia independencia y autonomía.